Enormes escalones

Esto fue un sueño que tuve y que quiero compartir.
Me encontraba frente a Monzón, el Edificio de matemáticas de la Universidad de la cual me gradué. Pero la estructura había sido modificada un poco; tenía en su lado derecho unas escaleras cuyos escalones eran enormes. Tan enormes como los escalones de las pirámides. Esa es la única comparación que se me ocurre. Personas trataban de subirlos de maneras diversas. Algunos usaban equipos de asistencia, otros lo intentaban junto a otras personas y otros iban poco a poco solos.
Tocaba mi turno. Intenté de todo y no podía subir el escalón. Me sentía agotada, con el sudor corriéndome por el cuerpo y en la mente todo tipo de pensamientos. Todo tipo, algunos de fracaso, otros de perseverancia. Pensaba que tenía que subir rápido y que lo lograría de cualquier modo. Dejé de intentarlo y me fui a idear la manera de llegar al ultimo escalón…para qué… no sé, no recuerdo que había arriba, si era una puerta o algo.
Le di vueltas al edificio, silenciosamente me metí por cada recoveco hasta que di con un elevador. Decía muy claro, prohibido el paso pero no me importó en lo mas mínimo y me trepé. Sentí un alivio verdaderamente tremendo. Me sentía ingeniosa y valiente. Pero para cuando llegué arriba y se abrió la puerta una persona me estaba esperando. Se montó en el elevador y me dijo, por aquí no puedes subir. Tienes que ir por las escaleras. Bajó conmigo y me mostraba las escaleras. Me dijo que observara y eso hice. Observé y vi a un jóven que venía corriendo para coger impulso. Tenía  las piernas fuertes y largas como de atleta y subía los escalones a toda prisa. Cuando iba a llegar al ultimo escalón, algún problema de precisión o cansancio culminó con su carrera. Chocó su frente contra el escalón y se cayó hasta tocar el piso. En ese entonces, la persona que estaba junto a mi, me dijo que no importaba cuanto me tardara en subir, solo tení a que subir.
Le conté a mi padre y me dijo que significaba que tenia que estudiar mas matemáticas, jejeje!  yo creo que significa otra cosa.
Esforcémonos para recibir nuestro premio  –  1 Corintios 9: 24-27 (BLS)
Ustedes saben que, en una carrera, no todos ganan el premio sino uno solo. Y nuestra vida como seguidores de Cristo es como una carrera, así que vivamos bien para llevarnos el premio.  Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarles. ¡Y lo hacen para ganarse un premio que no dura mucho! Nosotros, en cambio, lo hacemos para recibir un premio que dura para siempre.  Yo me esfuerzo por recibirlo. Así que no lucho sin un propósito.   Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí.                    

0 Responses to “Enormes escalones”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: