No al egoísmo

Me impacta cuántas veces vamos en pos de una promesa de Dios y en el camino fijamos nuestra mirada en otra cosa. Los hijos de Rubén y Gad, en el realato de Números 32: 1-33, prefirieron la tierra que se encontraba antes de cruzar el Jordán. Sus razones parecían válidas, esa era una tierra útil para su ganado.

Pero, no tendría Dios presente la necesidad de todos sus hijos al enviarlos a Canaán? Cómo se nos ocurre pensar que nuestra elección es mejor que la elección de Dios para nosotros?

Habría intención de evadir pelear la batalla? Al parecer eso pensó Moisés cuando enfureció tanto. Si ellos preferian otras tierras no era realmente el problema. Si no que cada uno de ellos eran necesarios para que el pueblo de Israel obtuviera la promesa.

Cuando somos parte de un cuerpo, debemos pelear por la visión de ese cuerpo aunque no lo entendamos o apoyemos; salvo que vaya en contra de la enseñanza cristiana.  No debemos desalentar a nuestros hermanos en su lucha aunque ya nosotros hayamos alcanzado lo que queríamos. No hay espacios para el egoísmo en Cristo, somos una familia.

0 Responses to “No al egoísmo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: