Preciosa Diadema

Cuando se trata de ir a una fiesta es costumbre llevar un regalo a la casa anfitriona. Hace menos de un mes, fui invitada a una fiesta de cumpleaños de una amiga. Tanto mi esposo como yo deseábamos estar allí para demostrarle a ella y a nuestros amigos que les amamos. Lo que no sabíamos era, qué le llevaríamos de regalo. A veces, resulta una tarea complicada por diferentes razones.

¿Cuál puede ser un buen regalo para una joven adulta? Pensé en algún tipo de accesorio. Unas pantallas pequeñas, un broche para el cabello un tanto curioso o algún otro pequeño detalle.  Así que fuimos a una tienda y tan pronto llegamos, yo vi una diadema que me pareció preciosa. Me encantó tanto que quería comprar una para mí también pero sólo podía comprar una. Lo medité y no había ninguna necesidad de comprarme una diadema para mí en ese momento. No me quedó otra que resignarme. No estaba triste ni nada, sólo conforme y tranquila.

Al momento de pagar, la muchacha lo pasó por el escáner y vi en la pantalla algo muy raro. La cifra que marcó estaba en negativo! La muchacha me dijo: ¨Tienes otra igual, gratis¨.  Se me abrieron los ojos como pelotas de billar y fui brincando a buscar mi regalo. Todos en la tienda habrán pensado que estoy loca. Mi alegría no era producto de la oferta 2×1 que acababan de poner en ese momento. Fuese una casualidad o no lo fuese, mi alegría era producto del agradecimiento que le tuve a Dios por su demostración de amor.

0 Responses to “Preciosa Diadema”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: