Percátate

Este pasado fin de semana, en el auto, de regreso a casa, oímos música de tríos que salía de una iglesia pequeña del centro de la isla. Nos detuvimos en el estacionamiento para disfrutar de las cuerdas y las voces de aquellos hermanos.  Durante la última canción, nos percatamos de un hombre sentado en una parada de guagua frente a la iglesia. Allí también estaba estacionado su auto e inmediatamente me hizo pensar que como nosotros,  se había parado a escuchar la música.  Sentí un fuerte deseo de hablarle del Evangelio cuando de pronto mi esposo me pregunta si vamos a hablarle.

Nos acercamos a éste hombre cuyo rostro reflejaba tranquilidad, reflexión y humildad. Pronto descubrimos que su madre quien había sido una mujer dedicada al servicio a Dios,  había muerto el jueves e iba a ser enterrada ese mismo día. El hombre cuyo nombre es Elías, nos contó que de vez en vez se detiene a escuchar el mensaje a las afueras del templo.    

¿Cuántas veces alguien se detiene a escuchar nuestra celebración a las afueras del templo? Quizás es mas común de lo que podamos pensar.  ¿Qué si solamente están esperando una invitación?

Te invito

¨acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazonesde mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.  Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.¨ 

Hebreos 10: 22-25

3 Responses to “Percátate”


  1. 1 Keyla García Febo 21 octubre, 2010 a las 11:12 AM

    Pues fíjate a esto es a lo que estamos llamados. “Debemos amarnos unos a otros como El nos amo”. En mi tarea diaria, visito oficinas de distintos puntos de la isla. En estas visitas conozco personas que imagino tendrán sus preocupaciones, inquietudes, enfermedades y hasta sabe Dios por la situación difícil que están pasando. En una de estas visitas, conozco a esta mucha. Ella tiene un puesto muy bien merecido y con mil tareas que le han dado. Hablamos y mientras estoy conversando siento inquietud por algo, pero lo dejo así y me voy. Días después, en mi área de trabajo la veo, la saludo y ella simplemente tan normal me cuenta su situación. Es entonces, que entendí cual era mi inquietud. En la actualidad tiene un niño, esta diagnosticada con enfermedad, la cual afecta sus órganos reproductores; en su trabajo hace el trabajo de tres personas y todos con puestos significativos. En adición, recibe tratamiento con tres doctores. Su semblante se ve cansado, pero su apariencia dice lo contrario; siempre que la veo está bien arreglada.
    Una vez, me cuenta su inquietud le digo: “Dios tiene un propósito contigo, porque nadie imaginaría por lo que estas pasando, nadie pensaría que estas enferma (ella tiene 31 años)”. Ella me mira, se sonríe y me dice: “asi será, imagínate yo aquí trabajando y cada vez me dan más tareas para hacer como si no hubiera nadie más. Cada vez, que haya que salir de la oficina me envían y de suceder algo pues tengo transportación oficial de la Agencia. Además, tengo que hacer las tareas que me dan porque el director confía en mí”. Al decir esto último, yo le digo: “pues sí, precisamente porque confía en ti, es que te da las tareas. Confía y cree que Dios te ayudara.” Ella me miro y sonrió. Ahora cada vez que la veo, la saludo y siempre la insto a continuar y a creer que Dios está con ella como poderoso gigante.

  2. 3 Tirsa Yazmín García-Febo 21 octubre, 2010 a las 7:35 PM

    Te felicito
    No es la primera vez que leo tus escritos. Al igual que yo, eres una fiel amante de la buena escritura y lectura que tenga contenido que edifique el espíritu y el intelecto. Agradezco a tu esposo por enviarme siempre el “link” para leer. ¡Adelante en el Señor! Sabiendo que todo lo que hacemos lo hacemos para El y que siempre nuestro más sincero deseo es que a través nuestro lleguen al conocimiento de Cristo los que tienen contacto con nosotros día a día.
    Seas grandemente bendecida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: