Reposando, resolución del 2011

La mayoría de la Iglesia Cristiana hace caso omiso o le resta importancia al día de resposo.  Guardan el día del Señor, domingo para conmemorar la resurección de Cristo y honrarle pero no para descansar.  Incluso, aquellos cuyas responsabilidades en el templo son mayores, el domingo podría llegar a ser el día más ¨pesado¨de la semana.  No exagero, si digo que algunos desde su comienzo a las 12:01 am hemos llegado a tener acumuladas horas trabajando y preparando enseñanzas, actividades, predicaciones entre otras cosas. 

Aclaro, que hablo de la observancia del domingo y no del sábado porque para mi, no es un ¨issue¨de salvación el día, ni la hora, basándome en Colosenses 2:16 y en que los primeros cristianos aunque visitaban la sinagoga los sábados, se reunían el domingo para compartir el partimiento del pan y recoger las ofrendas. Conmemorando así la resurección de Jesús. Al ser expulsados de la sinagoga, prohibiéndoles la entrada, ya no la visitarían más.  Pero ya sea sábado o domingo, entiendo la necesidad que tenemos de descansar.

Exodo 16: 22-30

¨Dios ha ordenado que el día de mañana sea un día de descanso, un día para adorarlo. Mañana no se debe trabajar. Por eso Dios les ha dado hoy doble cantidad de comida…¨

He escuchado que la poca importancia que se le da a descansar, se basa en que en Cristo descansamos todos los días, que El es reposo para nuestras almas. Tal afirmación para mí es completamente correcta pero también creo que aunque nuestro espíritu disfrute de una paz interminable, nuestro cuerpo mortal necesita descansar. Dios quién nos creo y conoce, le da importancia a eso.

Al no tener que trabajar, recoger alimentos o cocinar, los israelitas debían reconocer que su descanso provenía de Dios. Una total dependencia de El, sin afanes, ni preocupaciones le daba total libertad, todo el tiempo del mundo y la capacidad de adorarle y recordar todo lo que a través de la semana, ese único y verdadero Dios había hecho por ellos.

Un día para mí y no yo para un día

¨El sábado se hizo para el bien de los seres humanos, y no los seres humanos para el bien del sábado. Yo, el Hijo del hombre, soy quien decide qué puede hacerse y qué no puede hacerse el día de descanso.¨  (Marcos 2:27-28)

Jesús afirmó que el hambre de sus discípulos es más importante que la observancia del día de descanso. En el relato Jesús afirma que todo lo que era permitido a los sacerdotes en el día de descanso, sin ser acusados (Mateo 12:5) le era permitido a El por ser mucho más importante. Jesús, el sacerdote para siempre nos dice: el día de reposo es de ustedes. 

Reposar, no significa hacer de mi casa una cárcel ni limitar las actividades sanas que puedan recrear mis huesos. Mantener alegre mi corazón y mi mente es parte de mi descanso, de mi salud (Proverbios 17:22). La salud, que devolvía el Señor a las personas por medio de sanidades todos los días, incluyendo el día de reposo.

Reposar, ya no es una ley. Es la vía para renovar mis fuerzas y  me da oportunidad de preocuparme de otras cosas. Como por ejemplo, compartir con la familia y los amigos que Dios me dió y no quiere que descuide. El día de descanso es un instrumento de amor y jamás un obstáculo para satisfacer mis necesidades.

0 Responses to “Reposando, resolución del 2011”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: