Gente en mi Ruta

Demasiadas personas transitan la misma ruta que tomo todos los días.  Posiblemente, su rutina y la mía convergen hasta cierta dirección. A la mayoría de ellas no les conoceré nunca.  Hay otras personas que toman la misma ruta sólo una vez pero… una sonrisa, una mirada, quizás un estorbo en el camino hace que me percate de que ese otro existe.

Comenzando esta semana, una persona diferente estuvo en una de esas rutas que transito sin novedades todas las semanas.  Ocurrió en la Autopista Luis A Ferré (Interestatal PRI-1, PR-52), una carretera muy transitada, no apta para peatones donde mi esposo y yo, vimos una jóven caminando y habiéndolo pensado un poco decidimos darle ¨pon¨.  Pasábamos por Cayey a las 5:00 pm y la jóven de 15 años se dirigía a Ponce.  Un trayecto de aproximadamente 43 millas o 69 km.  No sé si ella estaba en nuestra ruta o si nosotros estábamos en su ruta pero desde el momento que decidimos detenernos era imposible que la dejáramos caminar sóla.

Menor de edad, evadida del hogar sustituto, un verdadero problema! Ante nuestra recomendación, la jóven no quiso regresar al hogar. Tenía muy claro su destino, la oficina local de Emergencias Sociales en Ponce. Conocía la dirección, pero cómo saber que nos decía la verdad y no buscaba encontrarse con alguna otra persona. Llamámos a la línea de Emergencias Sociales, no quisieron darme la dirección porque es confidencial.  Todo el protocolo que mi esposo y yo teníamos que seguir era llamar a la policía. Para cuando la chica escuchó el plan, ya se había bajado del auto totalmente renuente a una intervención policiaca. No podíamos dejar una menor de edad en una autopista a la merced de tantos peligros. Le prometí que no llamaría al cuartel y nos corrimos el riesgo. La llevámos a Ponce y efectivamente no nos mentía. Unos trabajadores sociales nos entrevistaron y hasta allí compartimos nuestra ruta con la jóven a la que probablemente nunca volveremos a ver.

No voy a hablar de lo inadecuado que me parece el sistema que emplea el Departamento de la Familia para trabajar estos casos. Voy a mencionar el trabajo encomiable que hizo una trabajadora social del área sur, a la que no conozco, Waleska.  Esta jóven a la que le dí pon, tuvo la confianza de recurrir al ¨estado¨ gracias al la labor de una buena trabajadora social.

Compartir este trayecto, nos permitió aprender y sorprendernos. Tratamos de ser buenos embajadores de Cristo.  Estoy convencida, que Dios a veces pone gente en mi ruta.  Mejor dicho, nuestra ruta.

0 Responses to “Gente en mi Ruta”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: