Leyendo la Biblia

Los clubes de lectura están en boga y aún aquellos a los que nunca les ha apasionado la lectura están despertando a la necesidad de enriqueserse con las palabras.  Existen muchas recomendaciones cuando se trata de comenzar a leer.  Mi recomedación, ya sea que eres cristiano o no, nunca debes cerrarte a las posibilidades de leer uno de los libros más leídos del mundo: La Biblia.  

Si eres de esos que intentan leer este compendio de libros, una y otra vez, me imagino que también te han hecho diferentes recomendaciones para comenzarla.  Yo comencé por Filemón, y lo leí de un tirón porque tiene solamente un capítulo.

La Carta del Apóstol Pablo a Filemón está escrita con una sencillez maravillosa. Onésimo, esclavo prófugo de Filemón, abrazó la fe en la cárcel donde se encontraba Pablo. En tiempos de la libertad de Onésimo, Pablo le pide a Filemón que al recibirlo, no le pague conforme a su desobediencia sino que lo trate como hermano.

Al leer la carta, encontré un mensaje de perdón, restauración y vida nueva.  Filemón no era un hombre malo, al contrario, era ejemplo de fidelidad para los creyentes y aún así Pablo le pide o exige misericordia para este recién convertido. Opino por ello, que las acciones de Onésimo no eran livianas ni fáciles de perdonar.  Sólo que este Onésimo ya no era igual, el que huyó era un esclavo, el que regresaría era un hermano y un hermano muy útil. 

Pablo, ejemplifica el carácter de Cristo al dirigirse a Filemón. Dice, ¨te ruego por mi hijo¨, ¨si te debe, ponlo a mi cuenta¨.  Con esas palabras enmarco el mensaje que conmovió mis huesos:

Jesús pagó nuestras deudas, recordemos de dónde Dios nos sacó para que podamos tratar como hermanos a aquellos nuevos creyentes que quizás en  algún momento nos han hecho daño o han sido de mal ejemplo en la sociedad. Porque llana y sencillamente ya no son los mismos. O mejor aún porque Dios nos lo exige, como quien conoce que es válido nuestro repudio al pecado pero que al final estamos equivocados con las personas.  No es la ley de la segunda oportunidad, en la que contamos los ¨strikes pendientes a la tercera para poncharlos; a mi me parece más como ¨borrón y cuenta nueva¨.

¿Por qué no lo lees tú y me dices qué te pareció?

1 Response to “Leyendo la Biblia”


  1. 1 Isabel Trujillo 16 agosto, 2012 a las 8:33 PM

    Si realmente esta carta a Filemon le permite a uno meditar sobre la reconiliacion y la disposicion para el perdon por ese gran amor de Nuestro Señor Jesucristo. Gracias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: