Una oportunidad para testificar

Los maestros siempre han tenido mi respeto, puedo decir que en la escuela pública tuve los mejores maestros desde elemental hasta superior. Maestros que no recuerdo sentados… cierro los ojos y ellos están allí de pie frente a sus pizarras y liderando discusiones. Por otro lado, también fueron los maestros de escuela superior las herramientas que Dios utilizó para sembrar en mi la semilla del evangelio. Ellos usaron sus aulas para hablar de Jesús, pero más que eso, modelaron la vida cristiana. Fruto de su esfuerzo, fue mi conversión y la de muchos compañeros a unos tiernos 16 años de edad.

Hace unas dos semanas comencé a ejercer el magistrado en una escuela privada intermedia. Tengo el absoluto deseo de enseñar la ciencia que me compete y ser ejemplo positivo en la vida de unos niños en la etapa más difícil e incomprendida de un ser humano.  Definitivamente es una gran oportunidad para testificar pero no es de mi testimonio de lo que quiero hablar hoy. Sino, de una anécdota que viví en función de maestra, el pasado viernes, 30 de marzo de 2012.

Fue mi primera gira con la escuela a la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras para ver una obra teatral relacionada al “bullying”.  Al final de la obra, algunos estudiantes pasaron al frente a decir qué habían aprendido, entre otras cosas. Recuerdo una chica adolescente, de la “Leadership Christian Academy” que tomó el micrófono y contó que antes había sido víctima del hoy llamado “bullying” pero que ahora se encontraba sana y que Jesús al entrar en su corazón fue quién lo hizo.

Creo que ella tardó, quizás un minuto en decirlo, pero me hizo recordar muchas vidas en ese instante.  Vidas de amados hermanos que actuaron de la misma manera en muchas ocasiones porque el amor de Jesucristo nos constriñe.  La pasión por Cristo, nos lleva a identificar las oportunidades disponibles. Y la verdad es, que tenemos tantas oportunidades disponibles, el mismo Espíritu Santo de Dios, nos lo deja saber.  Sólo quién lo ha vivido puede comprender las palabras de Jeremías 20:9.  Es la palabra que Dios pone en la boca de sus hijos e hijas. Que sí, habla con respeto, que sí habla con tolerancia, que sí habla con las palabras adecuadas, pero que nunca puede ser callada por protocolos ni leyes de hombres. Es una palabra que no ofende pero que confronta y es una palabra que tenemos la oportunidad de hablar y  modelar.

1 Response to “Una oportunidad para testificar”


  1. 1 Profa. Elizabeth Vargas 3 abril, 2012 a las 11:47 PM

    También he tenido excelentes maestros, soy producto de la escuela pública y muchos de ellos hoy son mis amigos, marcaron mi vida significativamente, así que aprovecha el magisterio como un ministerio que Dios te ha permitido ejercer e impacta muchas vidas!!! Bendiciones!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: