Pescando en Peceras

Antes de escribir sobre este tema, lo busqué en “google” para ver cuánto encontraba relacionado en una primera búsqueda y cuántas personas habían escuchado la frase en el mismo contexto que yo. Me sorprendió que en Taiwan los niños se entretienen pescando en peceras, pero más me sorprendió lo ingenua de mi suposición de que no encontraría mucho de lo que yo quería hablar.

Les cuento que la frase “pescando en peceras”  la escuché por primera vez de mi primer pastor.  El le llamaba a ésto buscar adeptos para la congregación en otras iglesias.  Lo cuál no solo no avalaba sino que cuando estos “pescaditos”  llegaban a nuestra congregación, mi pastor se esmeraba por subsanar cualquier herida o desacuerdo que lo haya extraviado de su “pecera” y en la mayoría de los casos nuestros hermanos regresaban a su lugar.   Para mi esposo y para mi ha sido maravilloso seguir la misma práctica en la iglesia que Dios puso a nuestro cargo.

Cuando evangelizamos, realmente conocemos la razón por la cual Jesús nos comisionó a llevar su Evangelio? Es evangelizar buscar adeptos para nuestra iglesia o conducir a las personas a aceptar el sacrificio de Jesús con su completo significado?   Cuando invitamos a un hermano a quedarse en nuestra iglesia reconocemos que es Cristo el que salva y no nuestra denominación?

Leo la respuesta de Jesús a sus discípulos y me parece pertinente:

Entonces respondiendo Juan, dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba fuera demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros. Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.  (Lucas 9: 49-50)

Leo el testimonio de Pablo y me parece esclarecedor:

“… Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno,…” (Romanos 15:19-22)

Por supuesto, que nuestro contexto ha cambiado. Vivimos en un país altamente evangelizado. Pero a los alrededores de nuestra iglesia y muy probablemente también de la tuya; hay muchas personas que no asisten a ninguna iglesia (cosa fundamental para el crecimiento del cristiano) y aunque dicen creer en Dios no han conocido la dicha de entregarle la vida a El.  He hablado con personas que no saben que Jesús fue a la cruz para pagar el precio de nuestros pecados. Personas que al escuchar esas palabras tampoco las comprenden. Personas que tienes que explicarle todo desde la caída de Adán y Eva para que puedan visualizarse en el plan perdonador de Dios.  Sí, en nuestro país.  Puede que sea más difícil para nosotros como humanos hablarle a ellos, que hablarle al hermanito (que si sigue cambiándose de iglesia no podrá nunca incorporarse como un miembro funcional,  dentro del Cuerpo de Cristo).  Pero se pesca en el mar, aunque esto implique mayores desafíos y más confianza en Dios.

Oh! Señor, enséñame  a ser parte de tu obra evangelizadora! Y no me permitas nunca lastimar a tu Iglesia.

__________________________________________________________________________________________

Si quieres leer uno de los “post” con los que me topé, haz click aquí

0 Responses to “Pescando en Peceras”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: