Fin del 2012: Resolución-Planificación

La práctica de determinarse a cumplir con ciertas resoluciones a comienzos de año, puede traer grandes beneficios a raíz de la introspección que le precede. Es ahí en el meollo de la reflexión donde concluimos que hay cosas que mejorar o simplemente ser cambiadas. Alguien conforme con su vida no hace resoluciones. Ya somos muchos los que hemos descubierto que la inconformidad abre paso al crecimiento personal  y por qué no, al crecimiento comunitario?

Efesios 4:23 dice: “ …renovaos en el espíritu de vuestra mente…” El versículo acuña el sentido de la transformación interior constante que Dios demanda de nosotros y vincula esa transformación a nuestra relación con el prójimo; como podemos notar en toda la porción de Efesios 4:22-32,  literalmente en los versículos 25, 28,29 y 32.

La Resolución

La renovación de mi mente no puede ser mi resolución del nuevo año; es el proceso continuo de caminar con Dios y de comprender que sus misericordias son nuevas cada mañana.  Es más una resolución diaria… pero “Efesios”  fue el texto que recordé cuando analizaba los resultados de mi resolución anterior y buscaba una nueva para este 2013.

En el tiempo que llevo trabajando en la iglesia he notado que organizar, pensar y planificar con meses de antelación no es suficiente. Estos tiempos nos demandan que miremos al futuro ofensivamente. El sabio Salomón dijo: “Si se embotare el hierro, y su filo no fuere amolado, hay que añadir entonces más fuerza; pero la sabiduría es provechosa para dirigir”(Eclesiastés 10:10). Tener listo el hierro, nuestra herramienta de trabajo, nos evitará el afán del que tanto huimos.

Planificar es lo opuesto a afanarse. Alabamos la ” planificación” de la hormiga (Proverbios 6:6-8), jamás la consideraríamos afanada, al contrario es nombrada “sabia” entre los animales.  Reconocemos como virtud el trabajo de una mujer planificadora (Proverbios 31)  pero aveces se nos hace difícil ver el montón de confianza que hay que tener en Dios para hacer planes con los recursos y el tiempo que tenemos disponible en nuestra congregación.

Jesús dijo: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.  Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal” (Mateo 6:33-34).  Esos versículos exigen de nosotros planificación, establecimiento de prioridades.

Como iglesia, nuestra planificación debe estar dirigida hacia el mundo. Planificar en conjunto resulta más difícil pero una visión evangelizadora puede ser el amortiguador que nos lleve a la comunión, al servicio y a cumplir con nuestras responsabilidades bajo la dirección de un líder.

Proverbios 21:5 dice: “Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”.  Ser diligente involucra tener cuidado pero también prontitud. Yo diría tener prisa de hacer lo que me corresponde y de hacerlo bien, teniendo en cuenta lo que vendrá.  Planificar con cordura es planificar en “reunión administrativa” con Dios, que ve lo porvenir y cuyos planes  para con nosotros son de paz y no de mal, para darnos el futuro que esperamos (Jeremías 29:11).

0 Responses to “Fin del 2012: Resolución-Planificación”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: